imagen cabecera entradas

Cuidar de un perro como terapia para presos

Cuidar de un perro como terapia para presos granada

Cuidar de un perro como terapia

En algunas cárceles españolas, existen terapias con perros para presos. Cuidar de un perro como terapia tiene como finalidad reducir la ansiedad y mejorar las relaciones entre los reclusos.

Los perros viven en la cárcel. Están rodeados de presos, pero son muy libre y felices, a veces más que viviendo en casas de sus dueños. Los cuidan, los dan de comer, los pasean por toda la cárcel. Así, otros presos que no forman parte del programa pueden también relacionarse con ellos y con sus cuidadores.

Presos que no pensaban rehabilitarse, han encontrado en estos programas un gran apoyo para hacerlo. Pero desde que se han hecho cuidadores de estos canes quieren cambiar sus vidas, dejar lo malo atrás e ir a mejor. Los perros son animales de compañía que no juzgan las conductas, solo dan cariño y contribuyen a humanizar las cárceles. Ayudan a salir de la más absoluta tristeza y ver la vida desde otra perspectiva.

Beneficios de la terapia con perros

Los beneficios de las terapias asistidas con perros son cada vez mayores. Desde el año 2008, cerca de 1.000 presos de 14 prisiones españolas han podido convivir con más de 50 perros. Esto ha sido posible gracias a los convenios que han realizado algunos organismos con Instituciones Penitenciarias. En un principio se comenzó con cachorros labradores y golden retriever, desde 2009 se trabaja con diferentes protectoras de animales. Los elegidos con perros tranquilos y sociables.

Las terapias asistidas con perros establecen que las personas sometidas a ellas, sean cuidadores del animal. Esto requiere la responsabilidad de cuidados, alimentación, ejercicio físico diario, eso sí acompañados de educadores, psicólogos y funcionarios especializados. Los perros forman parte de un programa terapéutico dirigido por psicólogos y educadores. El animal actúa como facilitador y contribuye a reducir los niveles de ansiedad y estrés de los reclusos.

El perro conecta muy rápido a nivel emocional con los presos creando un vínculo muy fuerte con ellos. Facilitando la labor de los psicólogos y ayudando a crear un ambiente más sano y a reducir conflictos.

Los perros mejoran la autoestima, sentimientos y pensamientos de los reclusos. Mejorando así tanto su estado de ánimo como su salud. También mejoran sus comportamientos con otros presos y con los profesionales por los que son atendidos. Aprenden a valorar sus vidas y a estimar las de otros. Al igual que mejoran sus comportamientos con familiares y amigos. Cuidar de un perro como terapia en definitiva es una gran ayuda.

Esperemos que estas terapias lleguen a muchos centros penitenciarios de todo el mundo.

 

BUSQUEDAS RELACIONADAS: Cuidar de un perro como terapia, perro de terapia certificado, perros de terapia españa, como cuidar un perro en un piso, cuidados perro cachorro, como cuidar a un perro, curso perros de terapia, manual de educación y adiestramiento de perros de terapia pdf, terapia con perros para personas mayores, veterinario granadadisplasia de cadera en perrosperros atleticos

<< Experimentos de Pavlov: no solo tuvo un perro

Epilepsia y perros >>