imagen cabecera entradas

Enfermedad cardiaca en los perros

Enfermedad cardiaca en los perros

Enfermedad cardiaca en perros

¿Existe alguna enfermedad cardiaca en perros?. Un perro puede padecer una enfermedad cardiaca bien de forma congénita o adquirirla con la edad.

La enfermedad cardiaca congénita no suele ser muy común, aunque cuando aparecen suelen ser de carácter grave y no se resuelven. Entre otras destacan las anomalías anatómicas en vasos sanguíneos o en las cámaras cardiacas.

La enfermedad cardiaca adquirida con la edad es más normal y suelen afectar más a las válvulas cardiacas o al miocardio. La endocarditis vascular consiste en el deterioro de las válvulas por la edad. Las válvulas se hacen menos flexibles y no se cierran por completo haciendo que la sangre refluya hacia las cámaras. Son muy infrecuente en los perros tanto las infecciones como tumores cardiacos, como los infartos de miocardio.

Los principales síntomas de una enfermedad cardiaca en el perro son:

Arritmias. Son irregularidades en los latidos del corazón, pueden venir provocadas por múltiples causas y suele ser evaluada por el veterinario.

Las arritmias pueden ser lentas o aceleradas, pero en todo caso son indicadoras de un problema de órganos internos el animal.

Problemas respiratorios. Los problemas respiratorios son unas de las causas de detección de los problemas cardiacos. Tanto la respiración acelerada como lenta, tos, jadeo frecuente son síntomas de problemas cardiovasculares o asociados a otros problemas.

Falta de ejercicio. Los perros con problemas de corazón tienen a hacer vida sedentaria y se siente muy fatigados al hacer ejercicio. Un perro sano y activo no se fatiga haciendo ejercicio.

Malestar general del perro. Puede que el perro cuando sufre una enfermedad cardiaca tienda

A vomitar de forma regular, Esto se traduce fundamentalmente en regurgitaciones compuestas por bilis.

Cambios en el comportamiento. Cuando el animal presente inquietud creciente, como no saber dónde echarse a dormir. Es otro síntoma de poder padecer una enfermedad cardiaca.

Cambios en el peso. Por la enfermedad cardiaca pueden perder o aumentar de peso.

Debilidad. Los síntomas anteriores en su conjunto, puede provocarle al animal un estado débil, apático y letárgico.

Si observamos que nuestro perro puede sufrir una enfermedad cardiaca, debemos de acudir a nuestro veterinario en Granada. Este buscará un diagnóstico realizando un electrocardiograma, una  ecografía, o una radiografía, dependiendo del caso. Una vez que ha obtenido el diagnostico será medicado y comenzaremos a cuidar de nuestra mascota adecuadamente. Cuidaremos su alimentación introduciendo una dieta baja en sal, muy vitaminada y con ácidos grasos y omega 3. Evitaremos la obesidad, proporcionándole la cantidad justa de alimento.

El que veterinario revise la enfermedad cardiaca de nuestro perro es muy importante para su salud. Determinar los progresos en la enfermedad o adecuar la medicación si es lo necesario es esencial para que el animal lleve una vida feliz.

BUSQUEDAS RELACIONADAS: enfermedad cardiaca en perros, 

<< Terapias con perros

Mascotas preferidas >>