imagen cabecera entradas

Perro triste

perro-triste

¿Por qué mi perro está triste?

Un perro está triste por diversas causas. Normalmente se debe a un cambio brusco en su vida o sus hábitos. No obstante, la tristeza también aparece cuando el perro está enfermo o sufre algún tipo de condición adversa. Si un perro pasa tiempo triste, puede desarrollar una depresión. Con los problemas de salud que conlleva. Por eso conviene acudir a un centro veterinario Granada si los síntomas no mejoran.

¿Cómo saber si un perro está triste?

  1. Cambios de apetito. Que incluye tanto una falta de apetito. Como un aumento en la cantidad que el perro come. Cada perro reacciona a la tristeza de forma diferente. Pero es normal que haya cambios en su apetito.
  2. Cambios en el sueño. De igual manera, cada perro reacciona de una forma. Lo más común es que se produzcan alteraciones del sueño. Por lo que el perro puede pasar mucho tiempo dormido o estar despierto a deshoras.
  3. Falta de interés. Aunque los dos síntomas anteriores son parte del estrés que sufre un perro triste. Si se suman a la falta de interés por sus juguetes o por las actividades en familia. Si un perro está desganado durante amplios periodos de tiempo presenta uno de los síntomas de la depresión de un perro.
  4. Se esconde y asusta. Otra indicación de que un perro está triste es que busca refugio y se esconde. Además, se asusta ante cualquier estímulo fuerte. Y su comportamiento cambia, llegando a ir de un lado a otro sin un rumbo claro. Hay que prestar atención al lenguaje canino y a como se expresa el perro.
  5. Reacciones agresivas o compulsivas. Cuando un perro sufre tristeza se ve sometido a mucho estrés. Y puede terminar como un perro enfadado. Es una forma de expresar su disgusto con la situación. Además puede presentar un comportamiento destructivo mordisqueando objetos en casa.

depresion-en-perros-sintomas

 

Perro triste causas

  1. Enfermedades. El dolor intenso, la fiebre y los efectos de la enfermedad pueden causar apatía y tristeza. Si no se trata la enfermedad el perro va empeorando y su ánimo se debilita.
  2. Fisiología. Los cambios de temperatura, el celo o la edad pueden provocar cambios de ánimo en el perro. Aunque esta causa es común, también es pasajera. Por lo que los síntomas desaparecen conforme el cuerpo del animal se adapta.
  3. Cuidados. Cada perro necesita un cuidado específico. Y si no se tienen en cuenta sus necesidades de alimentación, ejercicio o motivación el perro puede sufrir depresión.
  4. Traumas. El maltrato y el abandono tienen fuertes consecuencias en los perros. Que causan cambios hormonales y alteraciones en el organismo. Por lo que se causa frustración, indefensión y miedo, que provocan la tristeza a los perros.
  5. Cambios de rutina. Al igual que con los cambios fisiológicos, la tristeza causada por los cambios en la rutina desaparece cuando la rutina vuelve y el perro se adapta. Puede estar causada por la llegada de una nueva mascota, cambios de domicilio o del número de personas en la familia. También la soledad prolongada, en perros que viven solos en casa mientras toda la familia está fuera.

¿Qué debo hacer?

  • Tratar las enfermedades. Si la causa de la tristeza es una enfermedad, acude a tu clínica veterinaria de confianza. Una vez haya recuperado la salud, tu perro se sentirá mucho mejor y volverá a estar animado.
  • Ejercicio y actividad. Pasar tiempo con el perro hace que se sienta mejor. Y no hay nada mejor que los paseos por una zona conocida. Así el perro se siente seguro y se anima.
  • Adiestramiento. Cuando enseñas a tu perro nuevos trucos o corriges su comportamiento con refuerzo positivo. El animal encuentra una nueva motivación y mejora su comportamiento y actitud.

Si estás buscando una clínica veterinaria Granada para tratar la tristeza, el estrés o la depresión de tu perro, en Clínica Veterinaria Alcazaba podemos ayudarte.

 

 

 

 

 

Búsquedas relacionadas: perro triste apagado, perro triste causas, perro parece triste, perro feliz, depresión de un perro síntomas, perro triste no come.

 

 

 

<< Gingivitis gatos

Gatos y niños con autismo >>