imagen cabecera entradas

Tortuga gigante de caparazón blando

tortuga gigante de caparazón blando veterinario granada

Muere la última hembra de tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé

La ultima hembra de tortuga gigante con caparazón blando ha muerto en China. Se trata de un tipo raro de tortuga gigante y ha muerto en un zoológico donde ha vivido desde el 2008. Este hecho hace condene a esta especie a la extinción.

A esta tortuga se la ha puesto anestesia en un quinto intento de inseminación que ha resultado fallido. El último intento por perpetuar la especie, pero la tortuga no despertó de la anestesia.

Solo quedan 3 tortugas de este tipo, pero son machos lo que hace que la especie se extinga funcionalmente.

La tortuga hembra de caparazón blando fue llevada por primera vez al zoológico con el fin del apareamiento. Ya que el zoológico contaba con una tortuga macho que vivía allí, que tenía 100 años. El apareamiento de forma natural no tuvo éxito. Es por esto que el zoológico quiso probar la inseminación artificial. No lograron en los cinco intentos obtener huevos viables antes de que se muriera.

Este hembra que contaba ya con 90 años de edad, se cree que no murió por el hecho de ser inseminada. La autopsia dirá cuáles fueron las causas. Intentaron reanimarla durante 24 horas y extrajeron tejido ovárico para guardarlo en nitrógeno líquido. Con el cual, se realizarán otras inseminaciones y así intentarán salvar la especie en el futuro.

Estas tortugas de caparazón blando son unas de las tortugas de agua dulce más grande del mundo. Suelen vivir 160 años y pueden tener de dos a tres camadas cada año. Y una de las más amenazadas. La Explotación de las aguas, la caza, la destrucción de su hábitat son las principales causas de la extinción de estas tortugas.

En Clínica Veterinaria Alcazaba estamos muy tristes por dar esta noticia. Como profesionales al cuidado de los animales deseamos que los gobiernos empiecen a tomar medidas contra la destrucción del medio ambiente.

<< Las mascotas y la tercera edad

El gato zorro >>